miércoles, 29 de octubre de 2008

Arte a medio vivir (Un articulo para reflexionar) eso creo!!!!!!!


Archivado como: Opinión — Artelista @ 4:28 pm


Asumámoslo señoras y señores, vivimos bajo la égida del conformismo y la falta de ímpetu. La vida práctica y facilona, apoyada por una ausencia patente de riesgos, se ha tornado imperio y las ruidosas mayorías rumian pacificas en sus aparentemente idílicos pastos. Tal estado de las cosas se ha ido gestando en las sociedades civilizadas que trascendieron la última época de revoluciones y frustrados deseos de cambio. El submundo del arte no es excepción, ni tampoco presenta graves diferencias con el devenir último de un mundo globalizado y banal.

Como se ha planteado en otros momentos, cuando se habla del arte como disciplina humana nos referimos a aquel aspecto de la cultura que muestra la apariencia de la relación entre la sociedad y el espíritu universal que la atraviesa. Es el arte pues una suerte de interficie entre el hombre y lo trascendente y todas las muestras sensibles que en ella se produce. Es por tanto, el arte, una entidad compleja y necesaria en un mundo donde la cultura es el gran patrimonio de la humanidad.

Del mismo modo que muchos viven sus vidas a medio vivir, sin tratar de exprimir todo el jugo que de la propia existencia se puede sacar, otros tantos realizan un arte en el que no arriesgan hasta lo más profundo de si mismos. Los artes a medias son solo la objetivación banal de una serie de técnicas. Es preciso que el arte, tantas veces abanderado de los cambios, vuelva a ser el espacio donde se ejecuta la danza del peligro y la vida veraz.

Con esta reivindicación no se pretende reemprender los caminos ya trillados de las vanguardias y de las diferentes corrientes revolucionarias. Aquellos artistas pasados ya hicieron su recorrido y establecieron sus relaciones con la sociedad y el mundo y no es preciso repetir sus éxitos ni sus fracasos. Tampoco se busca que se multipliquen las diferentes creaciones que basan su esencia en la ofensa y en el ataque directo a las tradiciones, instituciones o pensamientos establecidos. La ofensa gratuita solo muestra las carencias del que la profiere, resalta los defectos propios más que los ajenos que denuncia.

La palabra arte ha sido devaluada por una mala interpretación de la necesidad de su democratización. Cuando se ha tratado de imponer un modelo en el cual todo puede ser considerado arte y todo el mundo es considerado como potencialmente apto para su producción, se pierde la importancia de las técnicas conceptuales y materiales para su realización. El arte requiere preparación, elaboración y esfuerzo. También es preciso el riesgo de implicarse demasiado en la obra y perderse en ella por el exceso de celo creador. Una obra que haya supuesto un gran esfuerzo podrá ser dignamente considerada.

Por el contrario las obras que surgen de la casualidad o de las producciones mecanizadas son simples artefactos estéticos carentes de vida interior. Con esta falta no pueden trasmitir ningún valor esencial y por tanto son inertes. El mercado del arte está encantado con las producciones en serie que simulan ser únicas e incunables. Con el fin de enmascarar tales abominaciones se sublimó el concepto de coleccionismo y se crearon unos valores abstractos que permitieron dotar los engendros estéticos de una vida artificiosa.

El arte que merece ser contemplado ha de ser un arte arriesgado, sacrificado y audaz. Para poder crear y otorgarle un sentido a lo informe se ha de caminar por la cuerda floja, ser funambulista sin red. La verdadera creación es la lucha de las voluntades del artista y del mundo al que se enfrenta. Cualquier otro intento será un intento frustrado e irrelevante.

Rubén Giménez para Artelista

2 comentarios:

  1. Vengo de leer el artículo en artelista. Me ha gustado por el tirón de orejas al espíritu (¿) acomodaticio que impera. También hay "artistas" que se implican con su obra, siendo esta el fruto de su particular investigación, a todos los niveles, independientemente de que guste o no. La media vida, simplona, acomodaticia, que no quiere saber para no cambiar, nos ha llevado a una situación medioambiental y social deteriorada e insostenible. Quedarse en un arte decorativo o provocador solo por autopromoción, sin un concepto qeu lo justifique viene a ser un insulto. Provocar es fácil y cómodo, dado que supone un ataque a los demás o al entorno, culpándolo, que cambien ellos "no yo". Sin embargo, una reflexión, suele conllevar un cambio de aptitud y esta a ... actuar.
    Hoy el arte tiene muchisimas posibilidades, se ha enriquecido notablemente con la fotografía, arte digital,,performances, fusiones. Estos nuevos medios unidos a los tradicionales nos muestran un abanico amplisimo para investigar y dar cuerpo a los conceptos.
    Esa otra media vida clama por ser vivida, impliquémonos.

    Adela Casado,
    www.adelacasado.com
    www.sensibilizarte.com

    ResponderEliminar
  2. Mucha gracias Adela por tu opinion.
    Nos interesa saber todos los puntos de vista.
    Es asi que aumenta nuestra riqueza interna y es asi como uno comparte su riqueza personal.
    Esperemos estar en contacto
    Un abrazo
    Bethoven

    ResponderEliminar